redes sociales

Inicio redes sociales

Instagram Stories ahora es más popular que el propio Snapchat

0

Mark Zuckerberg acaba de hacer realidad un sueño que llevaba persiguiendo desde el año 2012. Las historias de Instagram ya han superado en número de usuarios activos al día a Snapchat, la app que durante años ha sido el objetivo a derrotar del creador de la red social Facebook.
Tras solamente ocho meses de vida, después de que allá por el mes de agosto del año pasado Instagram hiciera una copia descarada de las historias efímeras de Snapchat, Instagram Stories ha alcanzado la cifra de los 200 millones de usuarios activos al día. Tras igualar las cifras de Snapchat a comienzos del año, las historias de Instagram acaban de adelantar a una aplicación que recordemos que lleva más de cinco años en el mercado.
Esta sorprendente cifra, la de los 200 millones de usuarios activos al día, supera con creces los 161 millones de usuarios con los que cuentan las historias efímeras de Snapchat. En el caso de Instagram, la red social entiende como «usuarios activos» tanto a aquellos que publican una historia efímera como a aquellos que reproducen las historias de sus amigos.
Por supuesto, Instagram ha contado con una ventaja con la que desde Snapchat no podrían ni siquiera haber soñado en su estreno en el mercado: la red social de fotografías contaba con una base superior a los 500 millones de usuarios mensuales en el momento de lanzar las Stories, y en lugar de separar las historias efímeras en una aplicación independiente, simplemente se limitó a introducir esta función en la parte superior de la interfaz.
Lo que todavía está por ver es si Facebook consigue replicar este éxito en el resto de su catálogo de aplicaciones. La compañía está haciendo todo lo posible por introducir las historias efímeras en nuestras vidas, y da igual que tratemos de ocultarnos en WhatsApp o en Facebook, porque las Stories han llegado ya a ambas plataformas. Pero una cosa son los números, y otra los sentimientos que se están gestando entre los usuarios.
Los geostickers llegan a más países, y otras novedades en las Instagram Stories

 

Por otra parte, Instagram ha aprovechado la ocasión para introducir algunas novedades en las Stories. Además de la nueva función de Instagram Direct, la red social se ha actualizado con diferentes herramientas para personalizar nuestras publicaciones. Podremos, por ejemplo, convertir nuestros propios selfies en stickers, mientras que la opción de geostickers se ha actualizado para incluir nuevas ciudades como Madrid.

Snapchat no quiere crecer en países pobres «como India o España»

0

A pesar de que Snapchat ha ralentizado su crecimiento desde la aparición de Instagram Stories en agosto del año pasado, cuenta con más de 158 millones de usuarios en el mundo, un gran porcentaje de ellos en España. Sin embargo, al CEO de la compañía, Evan Spiegel, parece no importarle la proyección internacional hacia este país.
«Esta app es para gente rica, no quiero que se expanda por países pobres como India o España», aseguró Spiegel en 2015 según Anthony Pompliano, una importante figura de Facebook que Snapchat contrató ese año y que solo duró tres semanas en su puesto.

El CEO de la compañía, Evan Spiegel. / Efe

Sus declaraciones han salido a la luz porque la demanda que Pompliano interpuso ante Snapchat por todos los problemas que tuvo y que le llevaron a abandonar prematuramente la empresa se ha hecho pública ahora.

Evan Spiegel, CEO de la compañía, responde así a un trabajador que le recomendaba buscar crecimiento internacional de usuarios, según una demanda judicial que se acaba de hacer pública

Adenás, la demanda incluye que la compañía exageraba los datos de usuarios y que la mayoría de altos ejecutivos e inversores estaban «totalmente desinformados» de las métricas reales. Según Pompliano, la compañía estaba engañando a los anunciantes con ayuda de personal clave.
Según la denuncia, además de métricas inapropiadas que daban un recuento irreal de usuarios diarios, Snapchat aseguraba que el 87% terminaba el registro en la app, cuando no superaba el 40%, y decían que mantenían al 40% de los nuevos registros cuando la realidad era que bajaban del 20%. La respuesta de los abogados de Snap es que el denunciante y sus abogados «simplemente se están inventando las cosas».
Así, mientras que Pompliano solicita una indemnización por parte de Snapchat debido a pérdidas prospectivas de empleo en el sector tecnológico, la compañía se defiende tachando las palabras de “las de un extrabajador rencoroso” a través de un representante.

Wallapop lanza Wallapay, su servicio de pago desde el móvil

0

Tras años de éxito, ampliar su base de usuarios y ser valorada en cientos de millones de euros, la aplicación de compraventa de productos de segunda mano entre particulares, Wallapop, busca la rentabilidad. La firma vira su estrategia y ha estrenado una pasarela de pago entre particulares (Wallapay), además de incluir publicidad en los anuncios de los productos, en busca de ingresos.
Wallapay es una «plataforma de pago que permite a los usuarios efectuar y recibir pagos de forma rápida y segura a través de la app. Con este nuevo servicio, los usuarios podrán realizar el pago de los artículos sin tener que intercambiar datos bancarios y personales con otroswallapopers, de forma rápida y segura», ha destacado al empresa en una nota.
Se trata de un servicio opcional para pagar las compras. Los usuarios deben dar de alta una tarjeta de crédito y el pago se realiza en pocos segundos, de móvil a móvil, «de forma segura e instantánea». Eso sí: no se trata de un servicio gratuito: presenta una escala de comisiones dependiendo del precio del producto: 0,99 euros hasta compras de 40 euros, 1,99 euros hasta 80 euros, 2,99 euros hasta 200 euros, 4,99 euros hasta 400 y 5,99 euros hasta 500 euros de compra.
PUBLICIDAD EN WALLAPOP
Por otro lado, Wallapop también ha comenzado a introducir «de manera progresiva» publicidad en la app y en la web. «Esta monetización se corresponde con una nueva fase iniciada hacia la rentabilidad y permitirá añadir más recursos para seguir mejorando la experiencia de uso. La aplicación móvil seguirá siendo de uso gratuito, ofreciendo un servicio de calidad», asegura la empresa.
La publicidad aparece en los anuncios de productos, entre la descripción del mismo y el mapa de ubicación.
La firma ha estrenó en septiembre pasado otra forma de ingresos: el pago por destacar anuncios.

La vida de un ‘influencer’ español: 3.500 euros por subir dos fotos a Instagram

0
Con millón y medio de seguidores en Instagram, Aída Domènech, ‘Dulceida’, reina hoy en las redes españolas. El fotógrafo Gerard Estadella (en el centro) con el catalán Xavi Serrano (473k), uno de los modelos españoles más seguidos. A la derecha, Diego Barrueco (674K) fue descubierto por una agencia de modelos de Nueva York gracias a sus 'selfis' en Instagram.
Con millón y medio de seguidores en Instagram, Aída Domènech, ‘Dulceida’, reina hoy en las redes españolas. El fotógrafo Gerard Estadella (en el centro) con el catalán Xavi Serrano (473k), uno de los modelos españoles más seguidos. A la derecha, Diego Barrueco (674K) fue descubierto por una agencia de modelos de Nueva York gracias a sus ‘selfis’ en Instagram. GERARD ESTADELLA

El evento no es una fiesta. Ni un estreno. Ni un sarao. El evento es esa fiesta patrocinada a la que la mitad de los asistentes acude por obligación profesional y la otra mitad por hacer bulto y con la esperanza de fotografiarse con los primeros. El evento es la unidad de medida del ocio profesionalizado. Y cualquiera que haya asistido a uno en los últimos 15 años en Madrid o Barcelona (o en Milán, París o Nueva York) probablemente se ha cruzado con Gerard Estadella, el hombre que sostiene el evento en España. Gerard, que opera en Instagram con el que fue su nombre de Fotolog allá por 2002, @icanteachyou, genera un fenómeno inaudito al sur de los Pirineos y aún más raro en la industria en la que él se mueve: todo el mundo habla bien de él.

Por ejemplo, Miranda Makaroff, que comparte con él al menos dos de sus ocupaciones, dj e influencer. “La primera vez que me enteré de quién era, Gerard estaba muy arriba en la escala de guayez. Conocía a los Misshapes, que era peña súper on point que hacía fiestas a las que iba Madonna, estaba superbien conectado, con gente cool de Los Ángeles y Nueva York, hacía fotos increíbles, tenía una pareja guapísima y un círculo de amigos supermodernos. Yo conseguí hacerme amiga suya, pero era una wannabe comparada con él”, recuerda. Incluso puede rememorar la primera vez que se vieron, en el club Fellini de Barcelona. “Él entró con su cámara, flasheando. Y todo el mundo se colocaba en su camino para que les sacase fotos”.

Dulceida podría cobrar unos 3.500 euros a cambio de dos fotos en un evento, pero acepta en ocasiones tarifas mucho más bajas “si la marca le gusta o es gente que está empezando”

Estadella, un chico rubio de Lleida que siempre aparenta diez años menos de los que tiene (y prefiere no aclarar su edad), hijo de médico y enfermera, estudiaba Publicidad y Relaciones Públicas en Barcelona y había conocido a través de amigos de amigos a los Misshapes, los tres dj que estaban reempaquetando la escena nocturna de Manhattan en los primeros dosmiles. “Ellos sacaban fotos de los asistentes con sus looks de fiesta delante de un muro blanco, como un photocall, pero sin marcas”, apunta desde un lugar donde no pasa mucho tiempo, el sofá de su casa, un loft despejado en un quinto sin ascensor detrás del mercado barcelonés de La Boquería. También por entonces el fotógrafo Mark Hunter, que luego se haría llamar Cobra Snake, empezó a subir fotos de fiestas a su web, Polaroid Scene. Gerard pensó que podía hacer lo mismo, pero en Barcelona. Antes de Instagram, antes de los smartphones con cámara, antes de Facebook, de MySpace y de Fotolog, la gente no registraba lo que hacía por las noches, a no ser que fuera famoso-famoso y les tomara las fotos Bill Cunningham para el New York Times o Felice Quinto en el Studio 54. “En las discotecas no lo entendían. Me decían: ‘¿De qué medio eres?’, ‘¿a quién haces fotos si hoy no hay actuación?’. Así que de lunes a jueves iba a las oficinas de los clubes a pedir el pase de prensa. Por la razón que sea, me encontré rodeado de gente del mundo de la moda. La ilustradora Silvia Prada organizaba unas fiestas en el Club 13 de la Plaza Real. Allí iban los Ailanto, Jordi Labanda y gente así. O me iba al Razzmatazz a ver pinchar a Las Heteras, que eran Teresa Tarragó [que lleva hoy un showroom con su nombre] y Eugenia de la Torriente [actual directora de Vogue España] o a Las Perras [Yolanda Muelas, directora de Metal, y la periodista Mònica Escudero]. Éramos un grupo de gente que luego ha evolucionado”, cuenta.

Sus fotos tenían y siguen teniendo un estilo muy reconocible. Por el golpe de flash que obliga al retratado a abrir los ojos al máximo, y porque todo el mundo sale guapo. “Si yo saco a la gente para colgarla en mi página web, quiero que el producto sea atractivo. Si estás retratando perros y uno tiene pelazo, le haces el doble de fotos. Y al que está sucio y es feo, igual me lo llevo a mi casa, pero para fotos no lo quiero”. En los retratos de Estadella la euforia fiestera nunca cruza la frontera del desparrame, y eso le ha servido de estrategia de supervivencia. “Yo he estado en fiestas muy pepinas [todo lo bueno y lo grande es pepino para Gerard] en Nueva York, con medio Hollywood a un lado y medio Vogue al otro, y he entendido que, por lo que estaba pasando, no debía hacer fotos. Igual tener a la persona más famosa del mundo y la cámara al lado y no sacarla hace que la siguiente vez que la veas confíe en ti. Sabe que no vas a por la foto en plan paparazzo”.

Estadella es, a estas alturas, todo lo veterano que se puede ser en una industria tan joven, un respetado senador del mundillo que ha ido sobreviviendo a “cuatro o cinco generaciones de influencers” posteriores. Ahora mismo actúa de padrino para toda una generación de jóvenes modelos, que se arrojan ante él para que los fotografíe, y forma parte de la pandilla más branded de España, la #dulcesquad, que se articula en torno a Aída Domènech, la bloguera a la que incluso su propia madre llama por su nombre de instagrammer, Dulceida. También forman parte de ella Alba Paul (su esposa), Alex Domènech (su hermano), Gigi Vives, Albert Mullor, Daniel Illescas, Nacho Duyos y Luc Loren. Excepto este último, que se dedica a la edición de vídeos en una agencia, el resto vive “de esto”. A la mayoría, Estadella les saca más de una década. Y ellos, en cambio, le sobrepasan en followers. “Yo soy el que tiene menos seguidores en Instagram”, admite. “Si estoy en una cena con mis amigos, uno llega con su millón y medio [esta sería Dulceida herself], otra con su medio millón, otro con sus 300.000 y yo me siento ahí con mis paupérrimos 60.000”. Estadella defiende, sin embargo, que los suyos son seguidores cualitativos: “Igual que la revista que más vende no es la mejor, el que tiene más seguidores no siempre es el que más impacta”

A la izquierda, Sergio Carvajal (630k en Instagram), en 2010. El pasado enero desfiló para Dolce & Gabbana. En el centro, los blogueros Pelayo Díaz, Gala González y Makaroff, con Íñigo Gutiérrez y Carlos Doblas, en 2007. A la derecha, Álex Domènech (255K), Alba Paul (526k) y el propio Estadella, integrantes de la llamada #dulcesquad.

A la izquierda, Sergio Carvajal (630k en Instagram), en 2010. El pasado enero desfiló para Dolce & Gabbana. En el centro, los blogueros Pelayo Díaz, Gala González y Makaroff, con Íñigo Gutiérrez y Carlos Doblas, en 2007. A la derecha, Álex Domènech (255K), Alba Paul (526k) y el propio Estadella, integrantes de la llamada #dulcesquad. GERARD ESTADELLA

Paco Caro, fundador de la agencia de comunicación Equipo Singular, que ha seguido su trayectoria y suele contratarlo para distintas campañas y eventos, le da la razón. “Hay muchos que se mueven, que cada noche están en una fiesta, y también los hay con más seguidores, pero Gerard te aporta algo a un evento. Te hace fotos, te pincha, te crea contenidos. Es un dinamizador. Y sus seguidores son de calidad, por eso contamos con él siempre que podemos”. Caro, una figura clave en la comunicación de moda y lujo en España, admite que él mismo tuvo que ponerse las pilas cuando vio, hace casi 15 años, a amigos más jóvenes que él ejercer las relaciones públicas de una manera radicalmente distinta a la que imperaba en su despacho. “Yo no soy nativo digital, no tenía Fotolog ni Myspace, y para mí fue un mazazo cuando vi que había gente anónima que era famosa entre mis conocidos, que se saludaba en los bares diciéndose: ‘Tú eres Fulanito, el del Fotolog”. Ahora, en cambio, rara es la semana, dice, en la que no le presentan, no ya a media docena de influencers con hambre de evento, sino a alguna nueva agencia de representación de estos perfiles.

La primera que abrió en España con la intención de gestionar talentos de la red (a cambio del 20% de sus ganancias) fue Okiko, que nació en 2012 y se quedó con personalidades que habían empezado ya a hacer el crossover a los medios tradicionales, como la propia Miranda y como Gala González, Anna Ponsa y Brianda Fitz-James Stuart. En su plantel actual también hay instagrammersadolescentes que se saltaron la etapa del blog, como Andrea Belver, y perfiles inclasificables como el de la escritora Espido Freire, que ahora opera también como influencer.

“Hay muchos que se mueven, que cada noche están en una fiesta, y también los hay con más seguidores, pero Gerard te aporta algo a un evento. Hace fotos, pincha, crea contenidos. Es un dinamizador.”

Paco Caro, fundador de la agencia de comunicación Equipo Singular

Desde algunas marcas, se acusa a esas primeras agencias de haber “reventado el mercado”, de inflar tarifas y de hacer exigencias difíciles de asumir, como billetes en business, coches con chófer (que no taxis), varias noches de hotel extra en el destino, si se trata de un viaje pagado, dietas ilimitadas –se habla de facturas de room service dignas de roquero de los ochenta– y acudir siempre con un acompañante. Beatriz Portela, fundadora de Okiko, lo niega: “En mi vida he pedido un coche con chófer”. Su labor, dice, fue poner “moderación y cordura” en un mercado virgen, y por lo tanto salvaje, y defender cierta libertad creativa del influencer, que la marca no le dicte al dedillo qué tiene que poner en sus redes y cómo. En cuanto a las cifras, son el gran tabú de la industria y generan especulaciones más o menos fabulosas. Lo cierto es que varían en función de la potencia de la marca –cuanto más grande, más se le pide– o de su prestigio. Las casas de superlujo, por ejemplo, sólo pagan en especie, como confirma el propio Alex Domènech (255.000 seguidores en Instagram): “Me dan ropa y accesorios y yo los uso hasta que me canso. Entonces me dan más”. Su hermana, Dulceida, podría cobrar unos 3.500 euros a cambio de dos fotos en un evento, pero acepta en ocasiones tarifas mucho más bajas “si la marca le gusta o es gente que está empezando”. Un actor español vendible y bien conectado podría cobrar unos 6.000 por asistir, por ejemplo, a la apertura de una tienda.

Según Makaroff, “las marcas son muy listas y, cuando no hay representante de por medio, te meten en líos. Tú eres una persona con un montón de visibilidad y lo tienen que valorar. Antes pagaban 16.000 euros por una página de publicidad en una revista y ahora piensan que somos niñatos y que trabajaremos a cambio de un reloj. Okiko puso los puntos sobre las íes y yo beso por donde pisan. Si yo voy a pinchar a un sitio, me pones un coche y me tratas bien como tratarías a un actor. Vale que este sale en la tele, pero Internet es la nueva tele, y aunque sean un poco prehistóricos ya se darán cuenta”.

A la izquierda, Gerard Estadella con Cobra Snake, el fotógrafo de fiestas que documentó los inicios del fenómeno. En el centro, Miranda Makaroff (134K) es hija del músico Sergio Makaroff y de la diseñadora Lydia Delgado. A la derecha, Pelayo Díaz (945K) y Gala González (745K), en 2011, perfiles de moda pioneros en las redes españolas.
A la izquierda, Gerard Estadella con Cobra Snake, el fotógrafo de fiestas que documentó los inicios del fenómeno. En el centro, Miranda Makaroff (134K) es hija del músico Sergio Makaroff y de la diseñadora Lydia Delgado. A la derecha, Pelayo Díaz (945K) y Gala González (745K), en 2011, perfiles de moda pioneros en las redes españolas. GERARD ESTADELLA

La última agencia en llegar a un panorama cada vez más saturado es precisamente la que acaba de fundar Ana Pascual, la madre de Aída y Alex Domènech, que también se refiere a sí misma como influencer (le dan derecho sus 51.000 seguidores, o 51k) y miembro de la #dulcesquad. Estadella y Dulceida contaban hasta hace poco con otro instagrammer, Sergi Pedrero (casi 200.000 seguidores en Instagram), como representante, pero ahora pasarán a ser parte de la escudería de In Management, que tiene su sede provisional –pronto se mudarán a una más grande– en unos bajos en Badalona, cerca de la playa. Cuando les visitamos allí, la conversación tiene lugar en la penumbra, a pesar de que (o precisamente porque) son las cinco de la tarde. “A esta hora salen las niñas de los colegios y empiezan a hacernos fotos por la ventana”, dice Pascual mientras baja las persianas. Antes de llevar las cuentas de sus hijos, esta “vendedora nata” trabajaba para una gran compañía energética. Sigue siendo un halcón (“si detecto a alguien que compra followers y likes puedo ser maléfica”) y llega a este mercado con ganas de poner las cosas en su sitio. “Quiero que los influencers cuiden a las marcas y las marcas traten bien a los influencers, que no piensen que son niñatos ricos”. Económicamente tiene sentido que sus hijos y sus amigos se promocionen también como pack, puesto que cada vez más marcas los contratan a todos a la vez. Hace poco, por ejemplo, fueron todos a China invitados por la oficina de Turismo del país asiático. Ofrecen “un buen rollo”, comentan, que es muy difícil de impostar.

No siempre hubo tanto dinero fluyendo en su dirección. Estadella recuerda cuando dejó su “trabajo normal” en una agencia de publicidad para vivir “de esto”. Se equivocó en sus cálculos y pasó dos años “comiendo arroz y pasta hervida” y mintiendo a sus padres, que nunca sabían qué responder en Lleida cuando les preguntaban a qué se dedicaba su hijo pequeño. Pero llegó 2014 y todo cristalizó. Los smartphones se generalizaron, Models.com empezó a listar a los modelos por su número de seguidores además de por sus campañas, e Instagram, ya en manos de Facebook, se convirtió en la gran plaza del mercado de la imagen. Los dinosaurios como Estadella o Makaroff contemplan con una mezcla de aprensión y curiosidad a los nuevos players del juego, a los chicos de 16 o 17 años que ya buscan representante y quieren profesionalizarse desde el primer minuto.

A todo esto, Leigh Lezark, la dj de los Misshapes que representaban el epítome de lo cool hace diez años, estrenó cuenta de Instagram con su propio nombre hace solo unas semanas. Tiene unos modestos 7.000 seguidores (entre ellos, Alexa Chung y Marc Jacobs) y su primera foto, una imagen nada retocada de ella con los monitores puestos en el paritorio, podría ser la de la prima de cualquiera. Ha colgado alguna más, de su bebé y de sus looks en la fashion week de Nueva York. Ya no gasta el rictus glacial que solía tener en todas las fotos y todo indica que le importa muy poco no llegar a los 500 likes. Se podría decir que ella sobrevivió a la industria o que la industria sobrevivió a ella, y las dos cosas serían verdad.

Más de 100 nuevos emojis llegan a mitad del 2017

0

Un «tercer sexo», una mujer haciendo yoga y el genio de la lámpara serán algunas de las novedades.

Los emojis se han convertido en un lenguaje universal. El catálogo no deja de crecer y seguirá haciéndolo durante los próximos meses: 137 nuevos emojis se sumarán a los que ya se utilizan en las aplicaciones de mensajería y redes sociales.

La emojipedia se actualizará este verano con zombis, dráculas, sirenas, nuevas banderas, emojis que vomitan, brócoli o galletas de la suerte, entre otros. La lista definitiva, según asegura la emojipedia, saldrá el 30 de junio y empezarán a estar disponibles a partir de esa fecha en las distintas aplicaciones de mensajería.

Foto: emojipedia

 

Entre el nuevo catálogo, según se ha podido ver, destacan el genio de la lámpara, un «tercer sexo», una mujer haciendo yoga, un cerebro, nuevas prendas de vestir, zombis, dráculas o incluso sirenas y elfos.

Así lucirá el nuevo diseño de Facebook Messenger en iOS

0

Facebook está intentando salir de lo que podríamos calificar como su peor época, al menos en cuanto a su imagen externa. Y una de las promesas empezará a cumplirse pronto: Facebook Messenger para iOS se actualizará con un nuevo diseño más simplificado. En The Next Web han conseguido algunas imágenes de la interfaz.

Ahora la pantalla principal de Facebook Messenger se va a componer de tres secciones, y las conversaciones van a tener una apariencia más limpia con menos botones y unas opciones más concentradas. La idea es revertir las críticas que el cliente de mensajería lleva recogiendo desde hace tiempo por tener demasiadas complicaciones, además ser más lento que sus competidores.

Sí, eso de ahí es un modo oscuro en Facebook Messenger

Facebook Messenger se apunta a la moda con la opción de tener un modo oscuro en su interfaz, algo que los propietarios de un iPhone X agradecerán por el ahorro de energía que significa en la pantalla OLED. Y los que quieran conservar el modo clásico tienen nuevas opciones de colores en gradiente para personalizar los globos de chat.

Son mejoras que serán bienvenidas entre los que utilicen Facebook Messenger a diario, aunque algo me dice que el mayor desafío va a seguir siendo lavar la imagen de Facebook. Rastros como los del fundador de WhatsApp renunciando a su cargo sigu

Instagram ya permite guardar en un archivo privado las imágenes que no quieras eliminar 

0

Esta nueva función permite al usuario almacenar en un archivo aquellas imágenes que ya no quiere que sigan en su perfil, pero que quiere conservar.Además, puede volver a publicar en su muro esas fotos en cualquier momento.

La aplicación Instagram ha añadido una nueva función para que sus usuarios creen un archivo personal con fotos seleccionadas de su perfil y que será de carácter privado, ha informado la compañía en un comunicado.
El objetivo de esta nueva función es permitir al usuario almacenar en un archivo aquellas imágenes que ya no quiere que continúen en su perfil, pero que quiere conservar.
Además puede volver a publicar en su muro las imágenes en cualquier momento.

Esta novedad se incorpora a las versiones 10.21 y superiores de la aplicación y está disponible en iOS y Android. La aplicación Instagram cuenta con cerca de 700 millones de usuarios en todo el mundo.

😉

Instagram añadirá el ‘mute’, cámara lenta, reacciones y mucho más

0

Instagram está últimamente a tope con sus novedades. Días atrás, os comentábamos que ya podemos descargar todos nuestros datos de la red social con un solo click. También os hablábamos del modo retrato y las menciones con stickers a principios del mes de abril, y ahora todo a apunta que las mejoras podrían seguir llegando gracias a las filtraciones de un usario de Twitter @wongmjane. La joven (aparentemente estudiante de informática) ha estado indagando a fondo en el código de la aplicación de Instagram y verdaderamente son muy interesantes,

¿Qué nos podría traer Instagram próximamente?

Según hemos podido saber gracias a The Verge y @wongmjane hay varias mejoras que Instagram podría implantar. La primera de ellas y que parece muy interesante, es la de tener un botón de “silenciar o mutear” a los usuarios pero sin dejar de seguirlos en su perfil. Como ya sabemos, Instagram ya se ha subido al carro del Timeline por lo que sería de gran utilidad silenciar a aquellas personas de las que no quieras ver contenido en unos días, pero siempre sin dejar de seguirlos.

En la imagen superior, claramente se puede ver que podemos seleccionar y pulsar el botón “Mute” para silenciar a un usuario concreto.

La segunda novedad que descubrió Jane, es la posibilidad de reaccionar a las historias en tiempo real con Stickers (hasta 8 pegatinas diferentes de momento). También se podrían usar emojis  en las respuestas, algo divertido para añadir a los directos. Os dejo el ejemplo:

Modo cámara lenta integrado en la app de Instagram

La tercera novedad que también podría llegar es el modo cámara lenta o “Slow-Mo”. Este modo, sería genial para aquellas personas que tengan móviles más antiguos para hacer el modo cámara lenta vía software o bien, para aquellos vloggers que quieren ir más rápido y hacerlo todo desde la misma aplicación sin salir de Instagram y tener que usar la app de la cámara nativa de su smartphone. Os dejo el ejemplo de @MattNavarra haciendo referencia Jane Manchung Wong:

La cuarta y última novedad que han descubierto, se centra en las Historias. Tendremos un archivo o calendario mensual de Stories que nos hará más fácil la búsqueda de cualquier Historia subida a Instagram. Buscamos por el día de publicación y listo. Actualmente es una jaula de grillos, buscar un archivo en Instagram por lo que una vista de calendario sería bienvenida para los usuarios más viciados a dicha red. Os dejo con el ejemplo:

Las quiero todas, pero … ¿cuando llegarán estas novedades de Instagram?

No hay que ansiarse, aunque parecen muy útiles realmente todas las funciones mencionadas como siempre Instagram irá activándolas paulatinamente y de forma lenta. Primero harán sus pruebas finales con un grupo determinado de pequeños usuarios, y después llegarán a todos en forma de pequeñas actualizaciones. No sabemos tampoco si llegarán primero a Android o iOS, toca dar tregua y esperar.

Ojalá las liberen pronto y sean reales, ya que Instagram le dijo a The Verge que: “actualmente no tenían nada que compartir” debido a las pruebas que le estaban llegando de varios usuarios a su medio informativo. Estaremos muy atentos a las novedades y si os llegan a vosotros primero, dejádnoslo en comentarios. ¿Qué os parecen estas novedades? Salu2! 🙂

El útil buscador que toca a la puerta de WhatsApp

0

WhatsApp, conocida aplicación de mensajería instatánea, prepara una nueva actualización que incorporará, según los primeros indicios, un buscador para localizar rápidamente «emojis», esos populares emoticonos que en los últimos años han creado una nueva forma de comunicación.

La conocida aplicación de mensajería trabaja en un buscador para «emojis» que agilizará los pasos para compartir entre los contactos estos recursos visuales tan populares en la actualidad

Así consta en las primeras pruebas de la versión de ensayo de la «app», de la que ha tenido acceso el medio WABetaInfo, correspondiente a la versión 2.17.202 para dispositivos basados en el sistema operativo Android. La idea es que, dado el éxito de estos recursos visuales, ya soportados por la herramienta, estén más al alcance de los usuarios para su utilización.

Los españoles dedican un 31% menos de tiempo a Facebook que hace tres año

0

Facebook se mantiene como la red social más utilizada por los españoles, aunque la edad media de sus usuarios ha crecido y ha experimentado una disminución del tiempo que le dedican los usuarios del 31% entre los años 2014 y 2017.

La agencia The Social Media Family ha elaborado un análisis del uso de Facebook por parte de los usuarios españoles durante el último lustro, revelando que la plataforma ha perdido peso en la sociedad española y que incluso perdió un millón de usuarios en 2017 con respecto al año anterior.

En este sentido, el 85% de internautas interactúa en redes sociales, y Facebook creció en usuarios activos un 14% entre 2016 y 2017 y facturó un 47% más. Estos datos se basan en el final de 2017 y no tienen en cuenta el estancamiento global en el número de usuarios activos de la red social anunciados este miércoles, que mantienen en 1.470 millones frente a las previsiones de 1.490.

El informe anual de uso de redes sociales en España indica que el número de usuarios de Facebook en España ha pasado de 20 a 23 millones entre 2014 y 2017, lo que significa un aumento del 15%, aunque entre 2016 y 2017 tuvo lugar, por primera vez, un retroceso de un millón de usuarios con respecto a los 24 millones del año anterior, lo que supone una bajada del 4,16%.

En lo relativo a otras plataformas, Twitter en 2014 contaba con 3,5 millones de usuarios en España, que en 2017 se han convertido en 4,9 millones. Por otro lado, Instagram era utilizado por 7,4 millones de usuarios en territorio español durante 2014, para pasar a 13 millones en 2017.

La edad media de los usuarios de Facebook ha ido aumentando con el paso del tiempo, puesto que en 2016 el 63% de sus usuarios se encontraba entre los 18 a 40 años de edad; en cambio, en 2018 la cifra relativa al rango de 18 a 40 años ha bajado, ocupando el 52% de los usuarios.

El tiempo que pasan los españoles en Facebook ha experimentado una caída del 31% entre 2014 y 2017, con una hora y tres minutos diarios, según los datos de IAB Spain. Con 153 minutos al día, los españoles le dedican más tiempo a WhatsApp que a Facebook sigue siendo la red social más utilizada entre 2015 y 2018, con un 90% de los usuarios, aunque según datos de IAB Spain, la plataforma se sitúa apenas como la sexta mejor valorada por sus usuarios, detrás de otras como WhatsApp, YouTube, Instagram o Spotify.