Ps4 vs PS4 Pro: cuál es la diferencia entre los modelos

Diferencia entre Ps4 y Ps4 Pro

La PS4 Pro es la última consola del gigante Sony. Se trata de una versión más potente que la original: comparte los puntos básicos, juegos, interfaz y comunidad, pero ofrece algunas mejoras. Veamos las especificaciones de ambos modelos para comprender mejor por dónde pasa la mejoría.

 

ps4-640x533

Ps4

Algunas cuestiones técnicas básicas que debemos saber:

  • La Playstation 4 original cuenta con un CPU AMD ‘Jaguar’ x86-64, 8 núcleos y un motor gráfico MD de 1,84 TFLOPS basado en Radeon, de alta calidad.
  • Es una consola confiable, que cuenta con 8 GB GDDR5 y tiene una capacidad de almacenamiento de 500 GB o un 1 TB.
  • La entrada y la salida consisten en dos puertos de altísima velocidad USB (USB 3.1 Gen1) y un puerto auxiliar.
  • Su consumo de energía tiene un máximo de 165 W, lo cual está bastante bien para un dispositivo de estas características.

 

Ps4 Pro

El nuevo modelo no viene a crear una nueva generación sino a llevar a Playstation a un nivel superior, más acorde con la demanda existente del mercado. Esto quiere decir que la actualización apuesta por una mejora en los gráficos y la resolución.

Las especificaciones técnicas de la Ps4 Pro son:

  • La Ps4 Pro tiene un CPU AMD ‘Jaguar’ x86-64, 8 nucleos, igual que la versión clásica de la consola. Pero, en la última versión el motor gráfico es superior: un AMD de 4,20 TFLOPS basado en Radeon.
  • Su memoria alcanza los 8 GB GDDR5 y tiene una capacidad de almacenamiento de 1 TB.
  • En cuanto a la entrada y salida, cuenta con tres puertos de altísima velocidad USB y un puerto auxiliar.
  • El consumo es superior a la versión anterior, con un máximo de Máx. 310 W.

 

¿En qué se diferencian ambos modelos?

Como evidencian las especificaciones técnicas, la nueva consola comparte la misma arquitectura que la original, pero tiene algunos puntos muy superiores a la anterior que la convierten en la más poderosa de la marca Sony y una de las jugadoras más importantes del entorno.

  • Gráficos: la nueva versión de la consola es dos veces más potente en cuanto a procesamiento gráfico, por lo que ofrece una calidad de juego superior.
  • HDR: la Playstation 4 Pro ofrece la tecnología HDR, que hace que tanto las películas, como la televisión y los juegos parezcan más brillantes, coloridos y fieles a la realidad, generando una experiencia inmersiva más verosímil.
  • Resolución: la Ps4 Pro ofrece gráficos con resolución hasta 4K pero, para apreciarlo, necesitamos una pantalla compatible. Por eso, si ya contás con una televisión 4K deberías considerar seriamente comprar la versión pro.
  • Juegos: ambos modelos comparten el mismo catálogo de juegos pero, como tiene más potencia, aumenta la resolución, la cantidad de detalles y los efectos, y mejora la tasa de imágenes por segundo.
  • Hardware: la nueva es más grande y más pesada, pero esto tiene que ver con su potencia. Además, cuenta con tres puertos USB en lugar de dos.
  • Precio: en cuanto al costo, el nuevo modelo es más caro, pero no tanto como para convertirla en inaccesible. Estamos pagando el valor de las nuevas características.

 

Captura-de-pantalla-2018-03-05-a-las-14.11.48-640x564

IMPRESIONES CON HORIZON ZERO DAWN: UN HORIZONTE MUY PROMETEDOR

No se puede hablar a un paria o comercial con él, no se puede mirar siquiera a los ojos de un paria. Es el castigo por los peores crímenes contra la tribu o contra la diosa Madre: no sólo un exilio físico sino incluso espiritual, emocional. ¿Pero qué crimen así pudo cometer Aloy, que desde su nacimiento fue marcada como una paria, entregada al exiliado Rost para que la criara? Aloy nunca ha dejado de preguntárselo, y lleva toda la vida entrenándose junto a su padre adoptivo para obtener las primeras respuestas. Si supera el rito de iniciación de la tribu se convertirá en una valiente, una guerrera, y podrá dejar de ser una paria. Pero si además vence la prueba podrá pedir un don a las matriarcas: que le respondan quién es realmente.
Así arranca Horizon Zero Dawn, el juego de Guerrilla Games exclusivo para PS4 que sale a la venta el 28 de febrero. Horizon nos presenta un mundo bastante peculiar, una relectura de las habituales propuestas post-apocalípticas. Tras alguna catástrofe ya olvidada, la Humanidad queda casi al borde de la extinción; pero esta especie de simo venido a más es terco y resistente, y de alguna forma consigue sobrevivir, aunque se deje atrás la civilización en el proceso. El conocimiento, la ciencia y la cultura se pierden lentamente hasta que la raza humana retrocede a un estado casi prehistórico, dedicados a la supervivencia como cazadores-recolectores en un planeta que ya no es su dominio.


Pero este apocalipsis no deja tras de sí un yermo baldío: la naturaleza reclama su reino de vuelta; el mundo de Horizon es un paisaje que explota de vida, con bosques y valles de un verde brillante a la sombra de altas montañas cuajadas de nieve, ciervos y jabalíes a la carrera… y gigantescas bestias de metal y plástico, auténticos señores robóticos de estas tierras. Incluso la más débil de esta especie de bio-máquinas puede matar al cazador más experimentado si se confía y baja la guardia. Nadie sabe desde cuándo están ahí, quién las creó ni por qué.

El mundo en el que nos sumerge Guerrilla Games logra hacerse atractivo desde su presentación. Para empezar, hay muchos detalles que se alejan de las propuestas habituales, y no sólo por ese post-apocalipsis verde y vivo tan distinto del óxido y el polvo de mundos como la América de Fallout. La raza humana apenas ha avanzado un paso desde la prehistoria, con tecnología extremadamente rudimentaria, distribuida en pequeños asentamientos tribales dedicados a la caza. Es una sociedad matriarcal, gobernada por ancianas de la tribu que dirigen el culto animista a la diosa Madre. También es extremadamente supersticiosa: las ruinas de los Antiguos (así llaman ahora a la humanidad que una vez fue) son terreno prohibido, y su tecnología se considera maldita, y se cree que sólo mirar a los ojos a un paria como Rost o Aloy es suficiente para atraer la mala suerte. Cuando empiezan a desenvolverse los eventos del juego las preguntas se multiplican: algo empieza a ir muy mal,
Pero Horizon Zero Dawn nos empuja a hacernos un montón de preguntas incluso antes de que arranque su historia propiamente dicha. ¿Qué fue lo que destruyó la civilización humana, ese “pecado de orgullo” que cometieron los Antiguos? ¿Por qué los supervivientes no intentaron recoger la vieja tecnología y las ruinas son territorio prohibido? ¿Qué son exactamente las bestias metálicas, y qué relación tienen (si es que guardan alguna) con la catástrofe que acabó con la Humanidad? ¿Qué tiene de especial Aloy como para que la convirtieran en una paria desde su nacimiento? Uno empieza a jugar y no le cabe duda de que seguramente hay mucho que descubrir debajo de la propuesta aparentemente sencilla.


El aspecto jugable a priori presenta menos sorpresas, pero consigue estar a la altura y no perder interés. La propuesta de acción en mundo abierto de Horizon bebe de juegos como Tomb Raider y Farcry, con su mezcla entre combate, exploración, crafteo básico y el brochazo de rol de los ocasionales diálogos y la progresión de personaje con árbol de habilidades. Sin buscar la originalidad en la estructura básica, Guerrilla sí ha querido darle una vueltecita de tuerca a la mayoría de sus sistemas jugables. Sentimos que estamos en territorio conocido, pero todo resulta lo bastante fresco como para querer descubrir más.