Los españoles dedican un 31% menos de tiempo a Facebook que hace tres año

Facebook se mantiene como la red social más utilizada por los españoles, aunque la edad media de sus usuarios ha crecido y ha experimentado una disminución del tiempo que le dedican los usuarios del 31% entre los años 2014 y 2017.

La agencia The Social Media Family ha elaborado un análisis del uso de Facebook por parte de los usuarios españoles durante el último lustro, revelando que la plataforma ha perdido peso en la sociedad española y que incluso perdió un millón de usuarios en 2017 con respecto al año anterior.

En este sentido, el 85% de internautas interactúa en redes sociales, y Facebook creció en usuarios activos un 14% entre 2016 y 2017 y facturó un 47% más. Estos datos se basan en el final de 2017 y no tienen en cuenta el estancamiento global en el número de usuarios activos de la red social anunciados este miércoles, que mantienen en 1.470 millones frente a las previsiones de 1.490.

El informe anual de uso de redes sociales en España indica que el número de usuarios de Facebook en España ha pasado de 20 a 23 millones entre 2014 y 2017, lo que significa un aumento del 15%, aunque entre 2016 y 2017 tuvo lugar, por primera vez, un retroceso de un millón de usuarios con respecto a los 24 millones del año anterior, lo que supone una bajada del 4,16%.

En lo relativo a otras plataformas, Twitter en 2014 contaba con 3,5 millones de usuarios en España, que en 2017 se han convertido en 4,9 millones. Por otro lado, Instagram era utilizado por 7,4 millones de usuarios en territorio español durante 2014, para pasar a 13 millones en 2017.

La edad media de los usuarios de Facebook ha ido aumentando con el paso del tiempo, puesto que en 2016 el 63% de sus usuarios se encontraba entre los 18 a 40 años de edad; en cambio, en 2018 la cifra relativa al rango de 18 a 40 años ha bajado, ocupando el 52% de los usuarios.

El tiempo que pasan los españoles en Facebook ha experimentado una caída del 31% entre 2014 y 2017, con una hora y tres minutos diarios, según los datos de IAB Spain. Con 153 minutos al día, los españoles le dedican más tiempo a WhatsApp que a Facebook sigue siendo la red social más utilizada entre 2015 y 2018, con un 90% de los usuarios, aunque según datos de IAB Spain, la plataforma se sitúa apenas como la sexta mejor valorada por sus usuarios, detrás de otras como WhatsApp, YouTube, Instagram o Spotify.

Instagram añadirá el ‘mute’, cámara lenta, reacciones y mucho más

Instagram está últimamente a tope con sus novedades. Días atrás, os comentábamos que ya podemos descargar todos nuestros datos de la red social con un solo click. También os hablábamos del modo retrato y las menciones con stickers a principios del mes de abril, y ahora todo a apunta que las mejoras podrían seguir llegando gracias a las filtraciones de un usario de Twitter @wongmjane. La joven (aparentemente estudiante de informática) ha estado indagando a fondo en el código de la aplicación de Instagram y verdaderamente son muy interesantes,

¿Qué nos podría traer Instagram próximamente?

Según hemos podido saber gracias a The Verge y @wongmjane hay varias mejoras que Instagram podría implantar. La primera de ellas y que parece muy interesante, es la de tener un botón de “silenciar o mutear” a los usuarios pero sin dejar de seguirlos en su perfil. Como ya sabemos, Instagram ya se ha subido al carro del Timeline por lo que sería de gran utilidad silenciar a aquellas personas de las que no quieras ver contenido en unos días, pero siempre sin dejar de seguirlos.

En la imagen superior, claramente se puede ver que podemos seleccionar y pulsar el botón “Mute” para silenciar a un usuario concreto.

La segunda novedad que descubrió Jane, es la posibilidad de reaccionar a las historias en tiempo real con Stickers (hasta 8 pegatinas diferentes de momento). También se podrían usar emojis  en las respuestas, algo divertido para añadir a los directos. Os dejo el ejemplo:

Modo cámara lenta integrado en la app de Instagram

La tercera novedad que también podría llegar es el modo cámara lenta o “Slow-Mo”. Este modo, sería genial para aquellas personas que tengan móviles más antiguos para hacer el modo cámara lenta vía software o bien, para aquellos vloggers que quieren ir más rápido y hacerlo todo desde la misma aplicación sin salir de Instagram y tener que usar la app de la cámara nativa de su smartphone. Os dejo el ejemplo de @MattNavarra haciendo referencia Jane Manchung Wong:

La cuarta y última novedad que han descubierto, se centra en las Historias. Tendremos un archivo o calendario mensual de Stories que nos hará más fácil la búsqueda de cualquier Historia subida a Instagram. Buscamos por el día de publicación y listo. Actualmente es una jaula de grillos, buscar un archivo en Instagram por lo que una vista de calendario sería bienvenida para los usuarios más viciados a dicha red. Os dejo con el ejemplo:

Las quiero todas, pero … ¿cuando llegarán estas novedades de Instagram?

No hay que ansiarse, aunque parecen muy útiles realmente todas las funciones mencionadas como siempre Instagram irá activándolas paulatinamente y de forma lenta. Primero harán sus pruebas finales con un grupo determinado de pequeños usuarios, y después llegarán a todos en forma de pequeñas actualizaciones. No sabemos tampoco si llegarán primero a Android o iOS, toca dar tregua y esperar.

Ojalá las liberen pronto y sean reales, ya que Instagram le dijo a The Verge que: “actualmente no tenían nada que compartir” debido a las pruebas que le estaban llegando de varios usuarios a su medio informativo. Estaremos muy atentos a las novedades y si os llegan a vosotros primero, dejádnoslo en comentarios. ¿Qué os parecen estas novedades? Salu2! 🙂

Facebook Jobs, el servicio para buscar empleo llega a España

Esta claro que Facebook, la red social liderada por Mark Zuckerberg, quiere obtener más cuota de protagonismo en internet, visto el éxito de otras compañías con sus servicios quiere cumplir con el ejemplo ofreciendo a sus usuarios más opciones como la que pronto va a estar disponible en una cuarentena de países, incluido España.

Y es que Facebook ha informado en breve integrará la funcionalidad para encontrar trabajo, o lo que es lo mismo, Facebook Jobs que ya estaba activo en Estados Unidos y Canadá desde hace unos meses y pronto lo va a estar en nuestro país.

La herramienta de Facebook para buscar trabajo

Como os iba contando, aunque en el momento de escribir este artículo esta funcionalidad aún no está operativa, en breve tendremos disponible Facebook Jobs, el servicio para encontrar trabajo desde el que podréis buscar empleo directamente desde la red social.

De este modo, la red social incorpora un nuevo servicio que no cabe duda que la hace aún más social, valga la redundancia, permitiendo a empresas publicar sus ofertas de empleo directamente desde sus paneles de administración, detallando los datos como la vacante, el salario y otros pormenores.

FACEBOOK QUIERE CONVERTIR SU RED SOCIAL EN UN TODO-INCLUÍDO, DOTÁNDOLA DE SERVICIOS DE TODO TIPO PARA SUS USUARIOS

Facebook Jobs, un todo-incluído

No cabe duda que la compañía quiere potenciar un servicio que contará con la posibilidad de filtrar los anuncios en función de la localización y proximidad del usuario, y categorizar las ofertas por diversos factores como por ejemplo el tipo de trabajo, con la finalizar de acotar los resultados de búsqueda.

La implementación de Facebook Jobs y su uso supondrá para los usuarios de la red social más agilidad en los trámites de acceso a estas ofertas ya que en caso de estar interesados podrán presentar candidatura, y en este sentido al aplicar se facilitarán los datos del perfil a la empresa.

Esta última podrá ponerse en contacto con el usuario por medio de otra app, como no podía ser de otra manera Facebook Messenger será la elegida.

Así que sólo nos queda espera a que esta funcionalidad esté operativa, de momento podéis acceder vía online aquí, y en breve en la app de móviles y en el Marketplace.

¿Qué os parece la incorporación de esta herramienta?

Instagram tiene ya 12 millones de usuarios en España

La red social Instagram suma ya 12 millones de usuarios en España. Aunque la compañía siempre ha sido reacia a dar sus cifras oficiales, el cofundador y CTO de la plataforma, Mike Krieger, anuncia en su primera visita oficial a España que la comunidad cuenta ya con esta cifra de adeptos.
Esta suma de usuarios supone un aumento del 66% respecto a las cifras ofrecidas el año pasado, cuando la plataforma de fotografías contaba con 8 millones.

La red social propiedad de Facebook aumenta en un 66% su crecimiento en un solo año.

Los usuarios españoles son de los mayores productores de Stories del mundo, «creando un 150% más por persona que la media», asegura el cofundador de la plataforma, Mike Krieger

Son más de 700 millones de personas alrededor del mundo los que utilizan Instagram activamente al mes, un 20% solo en Estados Unidos. La red social conecta con más de 400 millones de personas que utilizan la ‘app’ a diario.

«Instagram ha vivido más cambios en su último año que en los cinco anteriores, y la comunidad española ha demostrado por qué son importantes estos cambios», explica Krieger durante su visita a España haciendo referencia a la inclusión de Instagram Stories en su lucha por competir con Snapchat, y de la que no ha salido mal parada la empresa propiedad de Facebook.
De hecho, desde el lanzamiento de Stories el año pasado, la comunidad de usuarios en España ha sido de las primeras en utilizarlo entendiendo el formato «desde el comienzo». «La comunidad aquí se ha convertido en una de las mayores productoras de Stories del mundo, creando un 150% más de Stories por usuario que la media general», asegura el cofundador.

«Gracias, mamá»: la nueva reacción (temporal) de Facebook

Facebook se ha llenado de flores moradas. Aunque en un principio parezca que es consecuencia de la llegada de la primavera, realmente, es una reacción temporal de la red social para celebrar el Día de la Madre, que se celebra el próximo domingo.

«Gracias», como se ha bautizado esta interacción, estará disponible hasta el mismo domingo en 80 países, entre ellos España. Eso sí, pese a lo divertido de la cuestión, la opción será temporal. Después de esa fecha desaparecerá. El año pasado los usuarios ya tuvieron la oportunidad de utilizarla porque la red social quiso probar la funcionalidad de reacciones temporales para determinados eventos. Una iniciativa muy similar a la que sigue Google con sus Doodle.

De hecho, se esperaba que a raíz de esta flor, la red social creara más iconos para cada situación como el Día del Padre, el Día del Planeta. Sin embargo, por ahora en España, solo este día ha sido escogido para añadir una nueva interacción. En febrero, la herramienta Reactions de Facebook cumplió su primer año. Pese a las dudas iniciales, desde entonces los usuarios la han utilizado un total de 300.000 millones de veces en publicaciones, según datos de la propia compañía.

Las reacciones suponen una evolución del tradicional icono del pulgar hacia arriba que Facebook ha querido popularizar en internet desde sus comienzos. Pero la empresa fundada por Mark Zuckberberg decidió el pasado año que se podía alargar y ofrecer nuevas formas de interactuar con las publicaciones de los contactos. Y de ahí nacieron «Me Encanta», «Me Entristece», «Me Enfada», «Me Divierte» y «Me Asombra», que ofrecen, según los análisis previos de la compañía, nuevas formas para presentar sentimientos.

Escasa adopción

Pese a la euforia inicial, su utilización tampoco ha tenido el efecto esperado en la comunidad. Según datos recogidos por las firmas de análisis como UserTesting o Quintly los usuarios no suelen utilizar estos iconos, siendo el del corazón el que más adopción ha cosechado. Con todo, el tradicional «Me Gusta» sigue siendo la fórmula preferida.

Facebook también jugó al despiste con un «emoji» controvertido pero, a su vez, demandado por sus usuarios, «No me gusta». La idea no agradaba demasiado a su fundador, pero finalmente se ha estado probando en el servicio de chat, Messenger, aunque se desconoce si finalmente se integrará dentro de las reacciones. Lo cierto es que a pesar de los malos resultados obtenidos por estos elementos, el crecimiento de los vídeos en directo -una de las grandes apuestas de la compañía- pueden contribuir a popularizar esos botones.

Facebook contratará a 3.000 personas para frenar el contenido violento

Facebook va a añadir 3.000 personas a su plantilla para revisar los vídeos de la red social. Después de sucesivas y bochornosas emisiones, Mark Zuckerberg, su consejero delegado, ha anunciado en su perfil la decisión de añadir un alto número de empleados, humanos, para tratar de frenar las emisiones de suicidios, tiroteos y asesinatos en tiempo real.

En las últimas semanas Facebook ha visto cómo su plataforma se ha convertido en un nicho de violencia en tiempo real. Los Live, vídeos emitidos en directo desde el móvil, difundidos con facilidad y una gran dosis de viralidad y una de las grandes apuestas de la red social para mantener a los usuarios dentro de su servicio, tienen algunas aristas. En Tailandia un padre mató a su hija de 11 meses y después se suicidó. El asesinato se emitió en directo, no así el desenlace final.
El mes pasado Steve Stephens, de Cleveland, asesinó a Robert Godwin Sr, de 74 años. Antes había confesado sus planes, en la misma plataforma, con otro vídeo en directo. Después, también se suicidó.

“Me parte el corazón cuando veo vídeos así. Nos hacemos daño a nosotros mismos, a otros…”, ha publicado en su perfil.

El directivo desveló que ya cuenta con 4.500 personas que revisan los vídeos y que esta nueva hornada de supervisores de contenido se contratará a lo largo del año. Algo que, a su parecer, es un plazo corto. “Si queremos hacer que la comunidad esté segura, tenemos que responder con agilidad. Además, vamos a trabajar para que sea más fácil denunciar y que podamos tomar medidas más rápido. Ya sea para ayudar a alguien que lo necesita o dar de baja un mensaje de inmediato”, añade.
La primera en responder a esta medida ha sido Sheryl Sandberg, la número 2 del servicio, con un mensaje de apoyo: “Nuestra prioridad número uno es mantener segura a la gente. No vamos a parar hasta que lo hagamos bien”.

«Nuestra prioridad número uno es mantener segura a la gente. No vamos a parar hasta que lo hagamos bien»

El propio Zuckerberg se disculpó durante su conferencia anual. Reconoció la lentitud para reaccionar. La contratación de 3.000 personas es la primera reacción a su gran quebradero de cabeza, pero no la única. Desde el punto de vista tecnológico quieren añadir patrones de reconocimiento de imágenes que les ayuden a revisar antes y, en caso de ser necesario, avisar a las autoridades. “En primer lugar, nadie debería pasar por una situación así, pero si pasa, que sepan que estamos aquí para ayudar”, concluye.

Twitter cambia el icono de estrella en cada tuit y lo reemplaza con un corazón

Las estrellas se van de Twitter: el servicio de mensajes cortos decidió retirar el icono de la estrella que se encuentra en cada tuit y lo reemplazó con un corazón. Twitter Inc. informó el martes que hizo el cambio porque la estrella puede confundir a los nuevos usuarios y el corazón es más conocido universalmente. Antes del cambio, dar clic en la estrella marcaba un tuit como «favorito». Ahora, con el corazón significa «me gusta». La empresa con sede en San Francisco trata de facilitar su servicio para atraer a nuevos usuarios. El mes pasado lanzó un canal donde se juntan videos, fotos e historias para que los tuiteros puedan encontrar los mejores temas más rápido. El cambio para hacer más sencillo Twitter llega de la mano con el cofundador Jack Dorsey, quien fue nombrado director general el mes pasado.

Ver más en: http://www.20minutos.com/noticia/27446/0/twitter/cambia-icono-estrella-tuit-favorito/reemplaza-corazon/#xtor=AD-1&xts=513357

Facebook Live: cuando la muerte se retransmite en directo

Era un aparente domingo cualquiera. Las 11.09 horas para se exactos. La fecha, un 16 de abril. Steve Stephens, de 37 años, aparece, por sorpresa, en un video colgado en su perfil de Facebook. Emite en directo. Asegura haber matado a trece personas. Conducía, como si tal cosa, pero tenía un propósito en mente: matar a alguien. Y lo consiguió, para vergüenza de la raza humana. Pocos minutos después acaba con la vida de Robert Godwin, de 74 años. La víctima andaba tranquilamente por allí y pagó la frustración de una persona de haber discutido horas antes con su novia. Le quitó la vida y se convirtió, en ese instante, en un criminal buscado por la policía. Tras varias denuncias de usuarios, la multinacional americana cortó la emisión dos horas después. Facebook asegura, sin embargo, que bloqueó la cuenta a los 23 minutos después de haber sido alertado del contenido del video. Pero el daño ya estaba hecho. Miles de personas lo habían visto con sus ojos.

Tras una persecución y acosado por los cuerpos de policía de Cleveland (Ohio, EE.UU.), Stephens decidió, entonces, quitarse la vida y poner fin a esta tragedia retransmitida en directo. Fueron tres videos de casi cuatro minutos de duración en su conjunto en donde, como si se tratase de una película de Quentin Tarantino, relataba paso a paso los acontecimientos (primero, la planificación; segundo, el acto; tercero, la confesión). Un relato macabro. Un episodio difícil de creer y que ha generado un debate social sobre las repercusiones y la actitud de las empresas de internet para frenar este tipo de casos en los que se muestran en vivo imágenes de crímenes o de suicidios.

El ser humano del siglo XXI vive totalmente inmunizado al dolor. Y a la angustia. Ve con sus propios ojos el miedo y la sangre cada día en la televisión. Uno ya no se sorprende de nada. Hasta los niños, incluso, tienen a su alcance imágenes trágicas que se pegan a sus retinas como el sudor a la piel. El morbo está a la orden del día. Todos somos conscientes. Si un informador presenta una imagen pero, precavido, dice «estas imágenes pueden herir la sensibilidad» lo más normal es que active una palanca en el cerebro y observemos de reojillo lo que va a suceder. Por eso puede haber personas que incluso ante la presencia de un cadáver lleguen a grabar videos y a hacer comentarios que, tal vez, en otras épocas llegarían a espantar a cualquiera. Es frívolo, pero las redes sociales han magnificado todas esas situaciones. Se han producido incluso casos de suicidio en directo, cuyos videos han permanecido disponible varias horas. Algo terrible.

«Tal vez nos falta cultura en el uso de las redes sociales o entender cómo funcionan, porque hay cosas de esas redes sociales que al final se acaban utilizando para cosas diferentes a la idea original»
Esteban Mucientes, experto en redes sociales

Si bien es cierto que la muerte siempre está presente, las nuevas tecnologías han sufrido en sus carnes cómo servicios en teoría útiles y prácticos como las retransmisiones en directo (Periscope, Twitter, Facebook Live, Twitch…) se han convertido en un arma de doble filo. El «troll», aquellos usuarios que bajo el anonimato han encontrado un paraíso para el insulto, o el criminal de turno lo que quieren en realidad es atención. Propaganda. Y cuanta más, mejor. Por ello hay quienes no dudan ni un segundo que encontrarán cobijo en sus actos incívicos, vandálicos o de dudosa actividad. Son casos aislados, es cierto, pero demuestran que las nuevas tecnologías, en muchos casos, se han utilizado para otros fines que no fueron originalmente planificados. Así ha sido a lo largo de la Historia.

Son muchas las cuestiones alrededor. ¿Qué responsabilidades tiene una plataforma «online» ante un crimen de uno de sus usuarios? ¿Hasta qué punto se les puede acusar? ¿Qué pueden hacer? Es más, ¿puede la tecnología anticiparse (y evitar incluso) ante una tragedia? Las políticas de uso registradas en Facebook o Twitter, empresas que disponen de servicios de retransmisión de video en «streaming», recogen que está literalmente prohibido hacer apología de la violencia o incitar a ella.

Para evitarlo, un sistema informático basado en inteligencia artificial se encarga de velar por el cumplimiento de estas normativas. Pero en la mayoría de los casos es la comunidad la encargada de autorregular (o censurar) estos contenidos gracias al uso de una serie de herramientas a su alcance para denunciar y reportar el contenido inapropiado, tal y como sucedió en otro caso similar cuando dos personas de 14 y 15 años violaron a una menor mientras treinta personas lo presenciaban, impasibles, en directo a través de Facebook Live.

 

A su juicio, es imposible supervisar de manera automática y perfecta todo contenido. Y pone un ejemplo: basta ver los falsos positivos que algunas herramientas provocaron en relación a fotos de desnudos. «El problema es que, al tratarse de herramientas de emisiones en vivo, resulta casi imposible actuar durante la retransmisión sobre todo si se trata de casos en los que el acto se produce rápidamente y antes de que algún moderador pueda llegar a actuar», añade.

«Más que contribuir, están haciendo que resulten más visibles al permitir tanto la posibilidad de acceso sencillo a una emisión en vivo con un público potencial enorme. Quien quiere emitir en vivo puede hacerlo, con dispositivos de bajo coste, y con una sencillez que hasta hace poco era impensable». Por esta razón, este experto señala que la mejor opción está en «facilitar las denuncias rápidas para determinados sucesos», de forma que «la moderación cuente con un equipo que actúe de manera preferente en emisiones».

Por su parte, Samuel Parra, abogado experto en privacidad y derecho en red, manifiesta en conversación telefónica que desde el punto de vista legal, al menos en el entorno español, las redes sociales no tienen una obligación de controlar en tiempo real los videos o imágenes que se están subiendo. «Sería inviable por el alto volumen que sacan. La red social sí puede ser responsable de alojar un contenido de tercero en caso de vulnerar un derecho de un tercero, por ejemplo, si cuelgo una imagen de contenido injurioso o que puede vulnerar la intimidad de otra persona», matiza.

«No podemos pretender que las plataformas que manejan miles de millones de datos por minuto tengan cientos o miles de personas las 24 horas para revisar lo que publique la gente»

Porque, en líneas generales, esta serie de actividades difundidas en redes sociales se magnifican, pero se deja en manos de la comunidad y los moderadores encargados de visualizar el contenido reportado. «Hay sistemas y algoritmos que sí pueden detectar una banda sonora protegida por derechos de autor, retirando el contenido automáticamente. Pero si Facebook recibe una petición tan evidente como una fotografía denunciada y no hace nada va a ser responsable como si la hubiera publicado él [por la red social]», asegura.

La solución que propone este experto es que las compañías de internet sean «diligentes» porque no tiene sentido que se denuncie un contenido y que éste desaparezca a los dos meses. «No podemos pretender que las plataformas que manejan miles de millones de datos por minuto tengan cientos o miles de personas las 24 horas para revisar lo que publique la gente para despublicarlo al minuto. Mientras habiliten herramientas para que se agilice la revisión y actúen en consecuencia con eso es suficiente. Más allá no podemos exigirle».

 

 

 

 

Facebook y Tesla: conectar el cerebro a la máquina

Realidad o ficción. Tal vez estemos más cerca de la primera que de la segunda. Uno de los objetivos que se marca la industria de la tecnología es hacer del cerebro humano un órgano más inteligente. Más listo. Más completo. ¿Acaso se ha llegado a su límite? Cuando uno saca a relucir esta pregunta, de pronto, siempre hay alguien que apela al mito, erróneamente atribuido al científico Albert Einstein, sobre que los seres humanos solo utilizamos únicamente el 10% de nuestro cerebro.

Un creencia popular muy extendida y arraigada, pero que apunta a que, con entrenamiento, podemos mejorar nuestra inteligencia. El camino que han empezado a explorar firmas del sector es llevar a la sociedad algún tipo de aparato o accesorio para activar y utilizar ciertas prestaciones del cerebro. Existe una corriente dentro de la investigación neurocientífica que se muestra a favor de del transhumanismo, de la mejora humana, y de dar un nuevo impulso en la evolución hasta alcanzar llegar a lo que se ha denominado el posthumano, una «producto» humano basado en la neurociencia y la robótica. ¿Matrix?

Ya han comenzado algunas pruebas. Elon Musk, fundador de admiradas empresas como Tesla, tiene un nuevo juguete, Neuralink, una firma de investigación que propone conectar el cerebro a un ordenador en cuestión de cuatro años. ¿Para qué, se preguntarán? El objetivo primordial sin embargo tiene tintes filantrópicos. La idea del magnate sudafricano es poner el foco en la salud, utilizar la tecnología para ayudar a personas con lesiones cerebrales graves, es decir, acabar con las enfermedades neurodegenerativas. Pero, en la lejanía, puede contribuir al bienestar y comodidad de personas mentalmente sanas.

Para ello, según expuso la compañía en la presentación del proyecto, requiere de una interfaz que vincula, mediante unos sensores neuronales, a la persona directamente con el ordenador, permitiendo interactuar con ciertos programas son el empleo e interpretación de las ondas cerebrales. Una propuesta que desde hace décadas se está investigando en el campo de la neurociencia pero que, ahora, con la irrupción de empresas tecnológicas se puede decir que quieren anticiparse a un futuro en donde existan (tal vez en cinco o diez años) algún tipo de «gadget» comercial.

Musk no está solo en esta aventura. De la mano de una antigua directora de DARPA -la agencia de proyectos de investigación militar de EE.UU., Facebook ha puesto rumbo a un futuro conectado entre el cerebro y la máquina. Para ello, según desveló recientemente el propio Mark Zuckerberg, fundador, dueño y jefe de la multinacional americana, se requerirá de un aparato en forma de visor que, mediante una serie de sensores, traducirán los impulsos cerebrales en códigos comprensibles para un sistema informático.

Gracias a este invento, los responsables del proyecto creen que están en condiciones de asegurar que en cuestión de dos años una persona, con solo pensar una frase, automáticamente se escribirá en el ordenador. La ambición (sin límites) de la empresa que nació como una simple red social en 2004 es generar hasta cien palabras por minuto, un hito teniendo en cuenta que una persona, con sus dedos sobre la pantalla táctil de un teléfono móvil, puede escribir unas 27 palabras por minuto. Cuatro o cinco veces más rápido.

En 2012, un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan lograron fabricar un cable capaz de enchufar directamente el cerebro humano a una computadora. El ingenio era, sobre el papel, tan preciso que podía conectarse, incluso, a células individuales. También otro ingenioso proyecto supuso, en 2015, un prometedor paso. Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) desarrollaron un método para estimular el cerebro mediante campos magnéticos sin necesidad de implantes ni de pasar por el quirófano, simplemente inyectando diminutas partículas magnéticas (nanopartículas).

Conectar el cerebro a una máquina es toda una realidad. Desde hace ya varios años se está trabajando en este campo y son muchos los grupos de investigación que dedican esfuerzo en intentar mejorar la interacción entre el cerebro y una máquina, como puede ser un ordenador. Sin embargo, hay que matizar que no siempre es sencillo, y todo depende de cómo se va a llevar a cabo el control”, asegura en declaraciones a ABC Ricardo Ron, Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad de Málaga, quien sostiene sin embargo que “para poder controlar una máquina a través del cerebro es necesario poder tener cierto control de nuestras propias señales cerebrales”.

En su opinión, para poder. ejercer ese control, existen varias opciones. En un primer caso -relata- se puede ejercer un control voluntario de nuestras señales cerebrales de manera bastante efectiva pero para ello debemos esperar a que se produzca algún tipo de estímulo externo (como un flash luminoso). Dicho estímulo externo será generado por algún dispositivo. Estos sistemas funcionan muy bien y tienen como principal aplicación el que una persona pueda controlar un teclado virtual a través de las señales cerebrales con la finalidad de escribir palabras y frases.

Pero también -continúa- en un segundo caso cabe la posibilidad de modificar las señales cerebrales sin necesidad de ningún estímulo externo, sólo a través del pensamiento. “En efecto, llevando a cabo determinadas tareas mentales se puede ejercer cierto control de nuestras señales cerebrales. Estas tareas pueden ser imaginar movimientos de las manos, de los pies, realizar una operación matemática mentalmente, …) En este caso, estos sistemas son mucho más complejos de controlar, se requiere bastante entrenamiento y, por lo general, las señales de control suelen ser muy limitadas. Se sigue trabajando actualmente mucho para intentar mejorar esta interacción”, apunta este experto.

Este experto apunta además posibles usos de estos sistemas informáticos. “Teniendo en cuenta que el control de estos sistemas no es siempre evidente, uno de los usos más interesantes sería para dotar de un canal de comunicación y control a personas que sufren importantes deficiencias en sus funciones motoras”. Es el caso de los pacientes que sufren, por ejemplo, de Esclerosis Lateral Amiotrófica, los cuales pueden encontrarse totalmente paralizados. “Al no poder mover ningún músculo de su cuerpo, estos sistemas permitirían a estos pacientes poder ejercer cierto control sobre un dispositivo a través de sus señales cerebrales. A partir de aquí, las aplicaciones pueden ser infinitas, pero es verdad que siempre que se pueda controlar algún músculo del cuerpo, hay otros sistemas más eficientes en comparación con una interfaz cerebro-computadora”, reconoce.

A vueltas con el «biohacking»

Estos proyectos que tantas líneas de texto dejan tras de sí en artículos y reportajes y sorprenden a cualquiera, sugieren una cara más sombría. ¿Será posible, entonces, «espiar» la mente humana? ¿Lo que piensan? No es descabellado, pues, que determinados expertos en bioética como el profesor de la Universidad de Zurich Roberto Adorno hayan manifestado sus duda sobre estos sistemas cognitivos. Al igual que él, Marcello Ienca, de la Universidad de Basilea (Suiza), han propuesto en un artículo en Life Sciences, Society and Policy una actualización de la carta de Derechos Humanos para añadir una nueva cláusula: el «hackeo» de mentes.